Taller de co-creación del IV Plan de Acción de Gobierno Abierto

Hace unos días tuve el placer de dinamizar el primer taller de co-creación, sobre el eje de formación y sensibilización, del IV Plan de Acción de Gobierno Abierto de España (para la Alianza para el Gobierno Abierto), que lidera la Dirección General de Gobernanza Pública, dentro del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. Mi participación en el taller como dinamizador se inscribe en mi labor como miembro del sector académico del Foro de Gobierno Abierto, dentro del grupo de trabajo sobre formación y sensibilización, en el que “se reúne información, se genera conocimiento y se contrastan distintos puntos de vista sobre actividades de sensibilización y formación de la sociedad civil, de educación a escolares y de formación de empleados públicos en los principios y valores del Gobierno Abierto”. 

El Taller contó con una extensa y equilibrada representación de organizaciones de la sociedad civil y de las administraciones públicas de todos los niveles. Entre las organizaciones de la sociedad civil participantes se encontraron la Fundación Hay Derecho, ACREDITRA, Consejo de Consumidores y Usuarios, Plataforma del 3 Sector y Archiveros Españoles de la Función Pública. Por parte de las instituciones públicas, estuvieron presentes representantes del Instituto Nacional de Administración Pública, los ministerios de Política Territorial y Función Pública, Educación y Formación Profesional y Universidades, Junta de Andalucía y Principado de Asturias, así como de la Federación Española de Municipios y Provincias. 

El Taller se centró en debatir y priorizar las propuestas realizadas por la sociedad civil durante el proceso de información pública (abierto entre el 18 de marzo y 10 de abril de 2019), de cara a su posterior incorporación como acciones del IV Plan de Acción de Gobierno Abierto de España. En este caso, nos centramos en las propuestas realizadas en materia de educación y sensibilización en gobierno abierto, dentro de tres ejes: educación, formación para la sociedad civil y comunicación/sensibilización. Adicionalmente, desde la Dirección General de Gobernanza Pública se propusieron diez agrupaciones de propuestas, que se priorizaron mediante votación individual de los doce participantes con voto. La votación se realiza de una manera secreta a través de la aplicación surveryplanet.com. Las tres opciones más votadas fueron: (1) formación de la sociedad civil, (2) formación de empleados públicos y (3) brecha digital. 

Los talleres para la elaboración del IV Plan de Acción se integran en la fase preparatoria del proceso de co-creación, que tiene un nuevo calendario. Esperamos que a partir de este momento todos los demás hitos necesarios para la efectiva elaboración del IV Plan de Acción se concreten según el calendario previsto y, más pronto que tarde, podamos comenzar a conocer las acciones contenidas dentro del mismo, así como su aplicación práctica. De hecho, la crisis del COVID-19está demostrando que el futuro requiere de mejor Estado y mejor gobernanza para unas administraciones públicas más sólidas en las que la ciudadanía pueda confiar. Y para fortalecer estas realidades necesitamos más transparencia, más participación y más innovación pública.  

Curso Virtual. Gobernanza de la Inteligencia Artificial en la Administración Pública desde una perspectiva Ética

Durante los próximos meses estaremos preparando el primer curso virtual acerca de las implicaciones de la Gobernanza de la Inteligencia Artificial dentro de la Administración Pública. La Escuela del CLAD, en el marco del Programa Académico 2020, abre la convocatoria para recibir postulaciones al Curso Internacional “Gobernanza de la Inteligencia Artificial en la Administración Pública desde una perspectiva Ética“, bajo modalidad virtual (Campus CLAD), a llevarse a cabo del 17 de agosto al 11 de septiembre de 2020.

La Inteligencia Artificial hace referencia a un conjunto de tecnologías inspiradoras de profundos cambios y transformaciones en las organizaciones que tendrán un impacto creciente durante los próximos años en la gobernanza del Sector Público. Durante el XXIV Congreso del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), celebrado en Buenos Aires en noviembre de 2019, se aprobó una declaración final en la que se mencionaba por primera vez las oportunidades asociadas a la Inteligencia Artificial en el Sector Público de los países de la región. Sin embargo, los desafíos ligados a la aplicación de la Inteligencia Artificial y los algoritmos en el ámbito de las administraciones públicas tienen mucho que ver con elementos de éticos y de gobernanza todavía poco explorados.

Objetivo general. Una vez completado el curso, las personas participantes serán capaces de:

  1. Conocer los diferentes modelos de gobernanza de la Inteligencia Artificial a nivel internacional.
  2. Identificar las dimensiones de gestión de las organizaciones públicas que se pueden ver más alteradas como consecuencia de la aplicación de tecnologías basadas en la Inteligencia Artificial.
  3. Conocer diferentes casos de aplicación de la Inteligencia Artificial en áreas sectoriales de políticas públicas.
  4. Colaborar en la construcción de estrategias y políticas de Inteligencia Artificial en el sector público desde una perspectiva ética.

Objetivos específicos

  1. Identificar los retos que los diferentes modelos de gobernanza de la Inteligencia Artificical suponen para los ciudadanos, sobre todo, desde la gestión de la cofianza y privacidad.
  2. Analizar las áreas de gestión con un mayor potencial de transformación para ser capaz de identificar ámbitos de mejora para las administraciones públicas.
  3. Explorar las oportunidades derivadas de los casos de éxito en la aplicación de la Inteligencia Artificial en el sector público.
  4. Identificar los principales lineamientos de las estrategias y políticas de Inteligencia Artificial para mejorar las administraciones públicas.

Destinatarios o perfil de participantes

El Curso Gobernanza de la Inteligencia Artificial en la Administración Pública desde una Perspectiva Ética se dirige, en primer lugar, a personal del sector público (en sus diferentes modalidades de vinculación) de los 23 países miembros del CLAD, ya sea en entidades de nivel nacional/federal, regional/estatal o municipal/local. En general, se orienta a personal directivo de unidades generales, sectoriales y tecnológicas, mandos medios y de coordinación/jefatura de proyectos y políticas públicas, etc., sin que sea necesario un conocimiento en profundidad de tecnologías.

El curso también está abierto para personas que provengan del:

  1. Sector académico: docentes y/o estudiantes de grado o postgrado, así como investigadores expertos o interesados en las temáticas a abordar con un carácter multidisciplinar;
  2. Sector social: miembros organizados de la sociedad que trabajen o investiguen en las temáticas a abordar;
  3. Otros sectores: otros actores interesados que trabajen las temáticas, tales como asesores, consultores, consejeros, entre otros.
  4. Miembros de la Asociación CLAD 2020.

Organismos co-auspiciantes 

El Curso Internacional es una actividad de la Secretaria Permanente de la Escuela Iberoamericana de Administración y Políticas Públicas (EIAPP) del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD).

Información completa del curso.

Información de registro 

Innovación, Participación Ciudadana y Administración Pública en Tiempos de Coronavirus

La semana pasada me entrevistó Fidel Rodríguez Batalla (Director de la Fundación de la Universidad Autónoma de Madrid). La conversación giró en torno a dos ejes de la Innovación, Participación Ciudadana y Administración en Tiempos de Coronavirus.

Por un lado, comentamos la respuesta que las administraciones públicas están dando a través de las redes socialesdurante la crisis del COVID-19. Aquí destaqué las diferentes estrategias de gestión que las administraciones públicas están desarrollando en redes sociales, así como la utilización de cadenas de colaboración en red para salvar vidas. En el caso de los hashtags más usados, entre los que se encuentran #INFOCoronavirus y #YoMeQuedoEnCasa, han tenido un impacto importante en la sociedad española, tal y como hemos demostrado en los estudios publicados y otros que están por llegar. También han comenzado a aparecer estudios sobre cómo en diferentes países las autoridades públicas han promoviendo el compromiso ciudadano en redes sociales, o bien si los influencers pueden ayudar a que la información pública llegue a grupos de población no expuestos a los medios convencionales. Estas y otras muchas experiencias muestran que las redes sociales no son sólo un espacio para la infoxicación y la diseminación de noticias falsas.

Captura de pantalla 2020-04-13 a las 18.20.46

Por otro lado, la conversación nos llevó a otros dos casos de innovación pública y social  con valor en los tiempos actuales. Por un lado, Frena la Curva, una plataforma orientada a promover la colaboración social, desarrollada desde el Laboratorio de Gobierno Abierto de Aragón, con la intención de generar un espacio para conectar iniciativas ciudadanas de apoyo. El desarrollo de la plataforma llevó a crear un mapa donde se pueden ubicar “chinchetas” virtuales para identificar necesidades, ofrecerse a colaborar o anunciar servicios comunitarios. El siguiente paso consiste en realizar un festival de innovación abierta orientado a generar ideas para la situación posterior a la pandemia (Desafíos Comunes). Habrá que prestar atención a los siguientes pasos, así como los impactos reales de la plataforma en la vida de las personas.

Captura de pantalla 2020-04-18 a las 14.18.04

También tuvimos la oportunidad de comentar el caso del Hackaton #VenceAlVirus, desarrollado por la Consejería de Ciencia, Universidades e Innovación de la Comunidad de Madrid. Esta caso ha tenido una lógica centrada en promover la colaboración entre diferentes actores de la sociedad civil, incluyendo centros de investigación, universidades, empresas y programadores, de cara a generar soluciones concretas en torno a retos de salud, comunidad y empleo/empresa. Después de varios días de colaboración a través de la plataforma para generar prototipos, se ha realizado una selección definitiva entre más de 4000 inscritos y 600 proyectos de respuesta al COVID-19. El 13 de abril se realizó la presentación definitiva de proyectos con soluciones reales para los retos planteados. En todos los casos, experiencias aplicables que necesitarán alianzas con empresas, administraciones públicas y desarrolladores para su puesta en práctica. En definitiva, son casos de innovación social que demuestran que la solidaridad, creatividad e innovación no se frenan por el COVID-19.

 

Colaboración en red para salvar vidas: #INFOCoronavirus y #YoMeQuedoEnCasa

Puede que la crisis de COVID-19 transforme el mundo tal y como lo conocíamos. Si es así, tendrá especial relevancia el uso de las tecnologías de la información y comunicación en general, y de las redes sociales en particular. Los hashtags (o etiquetas) que permiten la creación de tendencias (o trending topics) son ejemplo de ello, también como mecanismos para activar la colaboración social.

Como explicábamos hace algunos meses, las redes sociales se han convertido en una herramienta importante para los gestores de emergencias. Estos días, además de otros usos, los hashtags permiten conectar a diferentes actores, también para salvar vidas.

Los hilos que se generan en estas comunidades virtuales pueden tener diversas orientaciones según su contenido:

  • Los hilos orientados a la información facilitan el intercambio de información en distintas direcciones.
  • Los hilos orientados a la opinión intentan influir en la toma de decisiones o exigir responsabilidades a las autoridades.
  • Las iniciativas orientadas a la acción coordinan actividades en distintas direcciones. Por ejemplo, la búsqueda de colaboración para la donación de material sanitario.
  • Las respuestas orientadas a la expresión de emociones tienen el objetivo de ofrecer apoyo emocional. Aunque también funcionan como mecanismo para tratar de dar sentido a lo que está pasando.

Mapa de los flujos de información

No solo el contenido es importante. La dirección, es decir, el origen y el final de esa información, es fundamental. Los estudios sobre emergencias y redes sociales han desarrollado una matriz que permite clasificar esos flujos de información:

  • Autoridad a ciudadano (A2C): la información fluye hacia los ciudadanos desde las administraciones. Se pretende informar y ofrecer respuestas a las inquietudes, así como información situacional sobre la crisis.
  • Ciudadano a autoridad (C2A): las administraciones aprovechan la información generada por los ciudadanos para mejorar su servicio, generar mapas de riesgos o coordinar acciones.
  • Ciudadano a ciudadano (C2C): los ciudadanos cooperan entre sí para tomar la iniciativa, autocoordinarse y ayudarse.
  • Autoridad a autoridad (A2A): las administraciones públicas cooperan entre sí, ya sea ayudándose mutuamente en la difusión o desarrollando estrategias más complejas (como el intercambio privado de información en redes especializadas).

De las diferentes etiquetas que han surgido en Twitter a raíz de la crisis de COVID-19, hemos decidido analizar dos: #INFOCoronavirus y #YoMeQuedoEnCasa. Cada una de ellas representa algunos de los usos más interesantes de redes sociales en situaciones de emergencias en relación con la dirección y el tipo de información.

#INFOCoronavirus: de las autoridades a la ciudadanía

Desde su origen, #INFOCoronavirus estuvo fuertemente orientado al servicio público (A2C). Este hashtag fue impulsado en los momentos iniciales desde las autoridades gubernamentales, con un papel muy relevante del Ministerio de Sanidad. Su objetivo fundamental era ofrecer un espacio de respuesta a las inquietudes ciudadanas sobre la crisis, así como garantizar un flujo de información situacional.

Datos agregados del uso del hashtag #INFOCoronavirus. Elaboración propia, Author provided

Entre el 5 y el 21 de marzo, esta etiqueta acumuló más de 70 000 mensajes y 56 000 usuarios únicos. Su pico de actividad más importante se produjo en los días anteriores a la declaración del estado de alarma (9 al 13). Fue especialmente relevante en esos momentos la información técnica sobre la gradual expansión de la pandemia.

Una de las iniciativas más interesantes que se puso en marcha gracias a #INFOCoronavirus (fundamentalmente entre los días 10-12 de marzo) fue emplearlo como medio para recabar preguntas de ciudadanos. Estos generaron una gran red de menciones con sus inquietudes iniciales, tanto médicas como personales. Algunas de las preguntas fueron respondidas posteriormente por la cuenta de Salud Pública.

En momentos posteriores a la declaración del estado de alarma, se produjo un abandono progresivo de esa estrategia. El hashtag evolucionó hacia la opinión crítica, con una red de ciudadanos exigiendo responsabilidades por la gestión gubernamental.

Interacciones (menciones) para el hashtag #INFOCoronavirus. En color morado, comunidad en torno a las cuentas del Ministerio de Sanidad (rol de promotores). En color verde, comunidad formada por diversos usuarios (ciudadanos) en Twitter. En naranja, comunidad de chalecos amarillos. En azul verdoso, comunidad de Eldiario.es. En rojo claro, comunidad de La Voz de Galicia y en rojo más oscuro de @boticariogarcia (Marián García, farmacéutica). Elaboración propia, Author provided

#YoMeQuedoEnCasa: de ciudadano a ciudadano

En el caso de #YoMeQuedoEnCasa, su interés radica en la dirección de la colaboración. Se trata de una iniciativa generada por ciudadanos para ciudadanos (C2C). Su objetivo: sensibilizar desde antes de la declaración del estado de alarma acerca de la importancia de reducir nuestra actividad para frenar el ritmo de contagios. Los ciudadanos llamaban a la acción pidiendo quedarse en casa.

Datos agregados del uso del hashtag #YoMeQuedoEnCasa. Elaboración propia, Author provided

Esta etiqueta ha tenido un impacto espectacular. Hasta el día 20 de marzo, se contabilizaron más de 2,2 millones de tuits, más de 1,5 millones de retuits y más de 1,5 millones de usuarios únicos participando. Una cadena humana impresionante orientada a la colaboración y la concienciación cívica.

Nuestro análisis de datos sobre este hashtag también muestra otras enseñanzas. La primera es su ánimo de continuidad. Incluso después de la declaración del estado de alarma y de la obligatoriedad de reducir desplazamientos, la acción de concienciación ha continuado en cifras muy elevadas (con medias superiores a los 200 000 mensajes diarios). En otras palabras, hay una parte de la ciudadanía muy sensibilizada tratando de mantener la tensión sobre la importancia de quedarse en casa.

La segunda es el hecho de que la presencia de determinados actores clave (influencers), bien personajes famosos o con poder informal, en las redes (youtubers, humoristas, periodistas, etc.) ha sido fundamental para garantizar el éxito de la movilización.

Finalmente, la carga emocional que está teniendo este hashtag es relevante: nos quedamos en casa por nuestra salud, pero también para proteger a seres queridos y al resto de la comunidad. De esta manera, son los propios ciudadanos quienes se ayudan, tratando además de dar sentido a lo que ocurre en el exterior de sus hogares.

Interacciones (difusión mediante retuits) para el hashtag #YoMeQuedoEnCasa. En morado, comunidad detectada en torno a @lavecinarubia y @navegan_t_. En azul verdoso, comunidad con youtubers como @rubiu5 y @auronplay. En verde, comunidad sostenida por la cuenta de @davidbroncano (humorista) y @mundomaldini (Julio Maldonado, fútbol). En azul y rosado, popurrí de comunidades en torno a partidos políticos, medios de comunicación y otros ciudadanos. Elaboración propia, Author provided

Este tipo de hashtags, y cadenas humanas, también confirma un peligro latente: el poder de propagación que cualquier mensaje puede tener estos días en las redes sociales. La difusión de un rumor por cualquiera de los actores antes mencionados podría provocar una propagación exponencial a millones de personas. Por tanto, es muy importante responsabilizarnos y contrastar lo que estamos compartiendo antes de hacerlo.

En la medida en que seamos responsables, las redes sociales pueden ayudar a superar esta crisis con mayor rapidez. Las administraciones públicas pueden enviarnos información relevante y obtenerla de la ciudadanía para mejorar su gestión. De hecho, la ciudadanía puede generar estrategias de concienciación y colaboración que ayuden a evitar la expansión del virus. Y también a frenar la difusión de desinformación.

[Esta entrada se publicó originalmente junto a Julián Villodre en The Conversation, 1 abril 2020]

Twitter, un espacio de colaboración entre administraciones públicas y ciudadanía

Si la comunicación es poder, las redes sociales son un reflejo de ese poder a través de su excepcional capacidad para comunicar. Durante una primera etapa, estas plataformas se han entendido como un espacio de democratización del debate público. Más recientemente, se ha intensificado a través de ellas la difusión de mensajes polarizadores.

Dentro de esas dinámicas (compatibles entre sí), ¿cómo pueden las administraciones públicas utilizar las redes sociales para mejorar la vida de las personas? Casi nadie duda de que sirven para informar. Sin embargo, también brindan la oportunidad de prestar un servicio público: aprovechando su poder para conectar a millones de personas, pueden emplearlas para solucionar problemas sociales.

Cómo prestar servicio público en redes sociales

Si imaginamos a las administraciones públicas prestando un servicio a la sociedad, es posible que nos vengan a la mente actuaciones como apagar un fuego, curar en un hospital o regular el tráfico de una ciudad. Pero su aplicación en estos supuestos podría no resultar sencillo.

Sin embargo, aunque no es posible extinguir un incendio a través de internet, las plataformas sociales son útiles para aprovechar la información generada por los ciudadanos y localizar nuevos focos. No permiten tratar una enfermedad directamente, pero sí pueden facilitar la prevención, combatir la desinformación o resolver las dudas sobre un contagio.

Y aunque los coches no transitan por carreteras virtuales, las administraciones púbicas pueden emplearlas para evitar la formación de atascos o establecer vías alternativas en situaciones de emergencia. En otras palabras, prestar un servicio público a través de redes sociales no significa sustituir los existentes, sino complementarlos o enriquecerlos.

Este tipo de plataformas pueden ayudar a las administraciones públicas a realizar de forma más eficaz sus actividades y facilitar una gestión más eficiente de los recursos. Además, permiten que los ciudadanos se involucren en la creación o prestación de un servicio, es decir, abren la puerta a la colaboración para solucionar conjuntamente los problemas colectivos.

Diferentes estrategias de gestión

La idea de incluir el servicio público entre las estrategias que las administraciones públicas despliegan en redes sociales es algo relativamente reciente. Diversos estudios han puesto el acento en usos participativos y de provisión de información; por ejemplo, un análisis de Mergel estableció tres estrategias:

  1. La provisión de información institucional, sobre todo, orientada a la transparencia
  2. La obtención de información del ciudadano a través del fomento de la participación.
  3. La búsqueda de colaboración con actores sociales. Sin embargo, esta y otras propuestas posteriores no incorporaron explícitamente las oportunidades para prestar servicio público.

Hemos explorado este potencial de las redes sociales para prestar servicio público en un estudio publicado recientemente. Usando un algoritmo de inteligencia artificial, hemos analizado los tuits de las administraciones municipales de ocho ciudades europeas. De esta forma, confirmamos que el uso que hacen de las redes sociales continúa focalizado en informar al ciudadano.

No obstante, junto al incremento en las actividades orientadas a promover y aprovechar la participación ciudadana, hemos detectado un intento cada vez mayor de complementar servicios públicos. A través de los datos recopilados, hemos identificado tres estrategias de gestión, que resumimos en la siguiente figura:

Estrategias de gestión de las administraciones. Author provided

El caso de la crisis del COVID-19

El ejemplo más reciente y visible sobre cómo las redes sociales pueden ayudar a las administraciones a prestar un servicio público lo encontramos en la crisis del coronavirus. Miles de personas buscan información sobre la pandemia o comparten contenidos sobre cómo sobrellevar el aislamiento en casa.

En este escenario, nuestros análisis preliminares identifican hasta tres estrategias distintas orientadas a la prestación de servicio, lideradas o compartidas de alguna forma por las administraciones públicas.

Captura de pantalla 2020-04-11 a las 20.22.23

  • Una primera estrategia, reflejada en el anterior tuit, es controlar la desinformación y las noticias falsas. En este caso, las administraciones públicas verifican la información y la desmienten si es necesario. No hacerlo podría aumentar el nerviosismo y la histeria colectiva de la ciudadanía e, incluso, contribuir a la saturación de servicios críticos, como hospitales y líneas telefónicas. Esto es clave en un momento de gran inmediatez.
  • Una segunda estrategia consiste en formar a la ciudadanía como parte del proceso de mitigación. Este proceso de capacitación se presta a través de preguntas realizadas por ciudadanos y respondidas por parte de las autoridades sanitarias. Para ello, por ejemplo, se ha habilitado el hashtag #INFOCoronavirus, que la cuenta de Salud Pública utiliza para recopilar preguntas y responderlas. El 14 de marzo, el hashtag contaba ya con más de 50 000 mensajes.

Captura de pantalla 2020-04-11 a las 20.22.31

  • La tercera estrategia estaría centrada en generar coproducción. Coproducir implica que la ciudadanía colabora con las administraciones públicas en la solución de un problema social. Aunque, en ocasiones, y como refleja el hashtag #YoMeQuedoEnCasa (y otros como #FrenarLaCurva y #quedatencasa), esta colaboración puede producirse directamente entre los propios ciudadanos. En este ejemplo, las redes sociales fomentan la concienciación social para ayudar al control de los contagios.

Captura de pantalla 2020-04-11 a las 20.24.27

En conclusión, las redes sociales permiten informar o viralizar mensajes. También facilitan conectar y generar conversaciones, construir comunidad, así como prestar servicio público gracias a la acción colaborativa entre ciudadanos y administraciones.

En este artículo hemos mostrado que la capacidad de estas plataformas para brindar servicios públicos todavía se encuentra en una fase inicial, pero que merece la pena explorar sus posibilidades. Lo anterior es especialmente importante en un momento en que la colaboración a través de entornos sociales digitales se convierte en la norma, no la excepción.

[Esta entrada se publicó originalmente junto a Julián Villodre en The Conversation, 19 marzo 2020]

[Este trabajo ha contado con el apoyo del proyecto RTI2018-095344-A-I00 #SmartGov_Local, Ministerio de Ciencia e Innovación y del programa On Trust H2019-HUM 5699, Comunidad de Madrid].

 

Inicio del Programa On Trust de la Comunidad de Madrid

Desde el 1 de enero de 2020 y hasta el 31 de diciembre de 2022 estará vigente el Programa de Investigación On Trust (Cultura de la Legalidad) de la Comunidad de Madrid. Este proyecto de investigación, en el que participan todas las universidades públicas madrileñas, está dirigido por José María Sauca (Universidad Carlos III de Madrid), y dentro del mismo tengo el honor de ser el investigador principal del equipo de la Universidad Autónoma de Madrid y nuestro Lab Grupo de Investigación Innovación, Tecnología y Gestión Pública. Nuestra participación irá orientada a desarrollar conocimiento sobre dos líneas de trabajo en torno al gobierno abierto y la gobernanza algorítmica.

Captura de pantalla 2020-04-11 a las 13.40.42

Este proyecto de investigación está ligado al programa en Cultura de la Legalidad, con una trayectoria larga de proyectos e iniciativas de investigación, como la revista Eunomía. En términos generales, “esta nueva ayuda, continuación directa de los anteriores programas Trust-cm y New Trust-cm, significa un nuevo impulso al Programa en Cultura de la Legalidad. Los objetivos de On Trust-­cm guardan continuidad con las fases precedentes a la vez que identifican nuevas metas. (…) En cuanto a los nuevos objetivos, tres son las líneas estratégicas fundamentales. Por un lado, poner el acento en la integridad y en la dimensión ética de las funciones del gobierno y la gestión política, tomando en consideración el gran impacto que están teniendo los avances neurocientíficos, los experimentos relacionados con la conducta humana y los recientes estudios sobre las emociones. Por otro lado, incorporar a la investigación las cuestiones relativas a la inteligencia artificial y los impactos de la creciente presencia de algoritmos en las administraciones públicas. Finalmente, se incorporan objetivos relacionados con el estudio de historia social y cultural de las críticas de las disfunciones de las instituciones jurídicas y políticas procedentes del campo de la filosofía, la historiografía y la literatura”.

Adicionalmente, este programa de investigación cuenta con un vínculo estrecho con la Red de Excelencia en Cultura de la Legalidad y Lucha contra la Corrupción (red CLLC), financiada por el Ministerio de Ciencia e Innvoación. Dentro de la misma, se celebra el seminario inaugural sobre “Nuevos Horizontes en la Lucha contra la Corrupción”, en el que intervienen los profesores Nicolás Rodríguez-García (Universidad de Salamanca) y Fernando Jiménez (Universidad de Murcia). Adicionalmente, ese día comienzan las actividades de estas dos grandes iniciativas de investigación que, a buen seguro, nos permitirán avanzar en el conocimiento científico, pero también social y político, en torno a la mejora de nuestros gobiernos y administraciones públicas.

Captura de pantalla 2020-04-11 a las 13.32.40

 

Elegido miembro del Equipo Directivo Digital Government Society (2020-2021)

Durante los próximos dos años tendré el honor de formar parte del Board de la Digital Government Society, la red científica más importante sobre Gobierno Digital a escala internacional, durante el período 2020-2021. Como se puede profundizar en su página web, se trata de una organización que sirve a los intereses de la comunidad de personas académicas y directivas públicas interesadas en el desarrollo e impactos del Gobierno Digital. En concreto, la misión de la organización se centra en la promoción del uso de las tecnologías de la información y comunicación para apoyar las políticas públicas y la gestión de las administraciones públicas, así como mejorar la conexión de los gobiernos con la ciudadanía. Además de su carácter global y multi-disciplinar, se trata de una organización sin ánimo de lucro.

Mi elección como miembro del equipo directivo de la Digital Government Society me honra por varios motivos. Primero, por el hecho de que la elección se realiza entre un selecto grupo de personas a nivel internacional a las que admiro. Segundo, porque se trata de la organización más relevante que fomenta la investigación científica sobre Gobierno Digital, mi área de trabajo principal desde hace casi dos décadas. También debo reconocer que el hecho de que la presidencia recaiga en este término sobre el Profesor Luna-Reyes, con quien he compartido diversas actividades en el pasado, hace que el desafío sea más apetecible. Finalmente, soy la primera persona de nacionalidad española que forma parte de este grupo directivo.

Mi colaboración dentro del Board de la Digital Government Society deseo que suponga una pequeña aportación a la consolidación de esta comunidad a escala global y, muy especialmente, dentro del ámbito de habla hispana. Mi contribución va a estar centrada en el ámbito de la comunicación de la organización, de manera que podamos dar todavía más visibilidad a la intensa labor realizada para promover el conocimiento sobre el Gobierno Digital en diferentes contextos. Complementariamente, también considero esencial la labor de esta organización para apoyar a la gente más joven, de forma que puedan sumarse a esta gran comunidad, ayudando a construir conjuntamente la siguiente generación de investigadores e investigadoras en esta disciplina. A ello nos dedicaremos los próximos tiempos.

Mesa redonda sobre planificación y contratación pública

Hace unos días tuve la oportunidad de participar en la Jornada “La planificación como requisito imprescindible para promover la competencia y la eficiencia en la contratación pública”, organizada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. En mi caso, la intervención se desarrolló dentro de la mesa redonda sobre ¿cuáles son las ventajas de una buena planificación?, junto con Álvaro García (Ministerio de Defensa), Juan José Jiménez (AERCE) y Juan M. Contreras (CNMC). El acto se celebró en la sede de la propia CNMC.

Captura de pantalla 2020-04-10 a las 18.48.51

Aunque este no es uno de mis temas habituales, traté de poner el acento en la importancia de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para mejorar la planificación en la contratación pública. En particular, puse como ejemplo los proyectos exploratorios orientados a promover el uso de la inteligencia artificial en la contratación pública y como los algoritmos predictivos van a dar mucho que hablar al respecto. La conversación fue muy interesante y entre cada uno de los ponentes se puso de relieve todo lo que queda por recorrer para usar convenientemente las TIC para mejorar los procesos de contratación pública.

 

Otro Congreso del CLAD, y ya van…

Finaliza la edición XXIV del Congreso Internacional del Congreso del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD) sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, co-auspiciado por el Gobierno de la República Argentina (bajo el lema «El desafío de la institucionalidad en la administración pública del siglo XXI»), celebrado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina, del 12 al 15 de noviembre de 2019. Mi más sincera felicitación a la organización del evento, a las instituciones públicas que lo han hecho posible, así como a todas las personas participantes, bien en la coordinación, panelistas y público en general. También hay que dar señalar especialmente la labor de la Universidad Católica Argentina, sede en la que todo ha funcionado a la perfección.

El contenido del congreso ha sido variado y ha mostrado lo mejor en cuanto a pensamiento y reflexión, pero también práctica profesional y tendencias en Gestión Pública dentro del ámbito de las administraciones públicas iberoamericanas. Durante la clausura se anunciaron los datos del congreso, incluyendo más de 1500 participantes reales, 190 paneles, 19 presentaciones de libro, englobadas en diferentes áreas temáticas, cuyos resultados se han resumido desde la coordinación. También, como vemos en la imagen, la conversación usando el hashtag #CongresoCLAD2019 ha sido muy enriquecedora, incluyendo a nodos de todo el ámbito latinoamericano, y teniendo al Lab Grupo de Investigación Innovación, Tecnología y Gestión Pública como uno de los referentes.

Captura de pantalla 2020-04-06 a las 19.14.41

En nuestro caso, tuvimos la oportunidad de contribuir dentro de un panel sobre Innovación Pública y nuevas capacidades en la Gestión Pública. Dentro del panel, tuve la oportunidad de compartir con Rita Grandinetti (coordinadora), Diego Pablo y Alexandra Lizbona, a quienes deseo agradecer el buen rato y la conversación desarrollada. En mi caso, también presenté una ponencia (“Inteligencia Artificial y Administración Pública. Incorporando Nuevas Capacidades para la Innovación Pública Gobernando con Algoritmos”), quizá una de las primeras sobre esta temática dentro de un congreso del CLAD. De hecho, por primera vez el CLAD ha incluido la inteligencia artificial en un documento oficial, tal y como se expone en las conclusiones del evento.

Captura de pantalla 2020-04-10 a las 18.13.08

También quiero destacar la presentación del libro del gran profesor Michael Barzelay: Public Management as a Design-Oriented Professional Discipline. Este libro es ya una referencia en la disciplina y recoge muchas de las inquietudes de toda una vida profesional del profesor Barzelay, quien me abrió las puertas de la London School of Economics (and Political Science) durante una estancia de investigación realizada en 2002. A partir de entonces, los aprendizajes y el conocimiento desarrollado por el profesor Barzelay siempre me han acompañado y me han permitido justificar porqué la Gestión Pública es una disciplina científica tan singular, tan multidisciplinar, como consecuencia de su cercanía con la práctica profesional en las administraciones públicas. Muchas gracias por tanto.

Captura de pantalla 2020-04-10 a las 18.13.25

Job offer. Project #SmartGov_Local Transforming Smart Local Governance through Digital Technologies for Transparency, Participation and Public Innovation

We are pleased to announce a job post in our project #SmartGov_Local Transforming Smart Local Governance through Digital Technologies for Transparency, Participation and Public Innovation.  We offer a contract for a doctoral student funded by the Spanish Ministry of Science, Innovation, and Universities, for a maximum duration of four years, to research in this project, based at Universidad Autónoma de Madrid and Universidad de Granada. The selected person will develop his/her tasks in Madrid.

Captura de pantalla 2019-10-27 a las 20.18.48

The deadline to apply is November, 7th. For general inquiries about the project, you may reach principal investigators J. Ignacio Criado (Research Group Lab Innovation, Technology, and Public Management, Departament of Political Science), Universidad Autónoma de Madrid:  ignacio.criado@uam.es, and Laura Alcaide, (Departament of Accounting and Finance), Universidad de Granada lauraam@ugr.es. For institutional information regarding the application process, you can access here: http://www.ciencia.gob.es/portal/site/MICINN/menuitem.dbc68b34d11ccbd5d52ffeb801432ea0/?vgnextoid=14d767e8fd8cd610VgnVCM1000001d04140aRCRD&lang_choosen=es