Pero, ¿quién teme al software libre?

Varios artículos de prensa se han hecho eco de la opinión de la International Intelectual Property Alliance. Al margen de titulares más o menos grandilocuentes como El ‘eje del mal’ del software libre o When using open source makes you and enemy of the state, lo que queda claro es que hay determinados agentes internacionales que tienen algo contra el software de fuentes abiertas y, lo que es más importante aquí, no están dispuestos a que los gobiernos lo utilicen dentro de las administraciones públicas.

Una lectura del últmo informe de la organización mencionada pone de relieve ésta y otras conclusiones. No es éste el espacio para entrar a debatir en profundidad sobre el software libre, pero sí para plantear dos de las ideas que aparecen en el mencionado informe y sobre las que conviene dar una visión opuesta: (a) ni los que usan el software libre son piratas contrarios a la propiedad intelectual, (b) ni el software libre está en contra de una industria que, como otras en la Sociedad de la Información, debería repensar cuál es su modelo de negocio.

Y claro, lo anterior se puede trasladar a las administraciones públicas. ¿Qué razones impiden aprovechar las ventajas de las fuentes abiertas allí donde aportan valor y facilitan la prestación de un mejor servicio a la ciudadanía? Desde luego, no es el camino la atención a la creación listas negras o ejes del mal, sino identificar las oportunidades de unas herramientas que, en muchos casos, pueden aliviar las inversiones a realizar en materia de eAdministración, especialmente en el ámbito local, para centrarse en lo que de verdad importa a la ciudadanía. Pero, ¿quién teme al software libre?

Anuncios

1 comentario en “Pero, ¿quién teme al software libre?”

  1. El argumento que esgrime el informe está lejos de ser nuevo. Es un viejo conocido en el mundo del software libre, vamos, el FUD de toda la vida. Además, obvia un hecho: el software libre se basa, precisamente, en la propiedad intelectual. De hecho, el elemento que caracteriza al software libre es una licencia, siendo la GPL la clásica, que se cimenta en la aplicación de la propiedad intelectual. ¿Dónde está, entonces, la diferencia? En el uso que se hace de la propiedad intelectual. Mientras que un sector de la industria utiliza la propiedad intelectual vista desde una perspectiva fundamentalista para perservar determinadas posiciones de privilegio, ahora comprometidas por Internet, en el software libre se utiliza la propiedad intelectual como herramienta para generar valor social. Resulta penoso ver cómo todos esos adalides del liberalismo recurren al papá estado para obtener una ventaja competitiva que por sus propios medios no consiguen tener.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s