Vídeovigilancia y opinión pública

Hace poco se hacía referencia en un excelente post del profesor Dans a los problemas de una sociedad panóptica. En el mismo se hacía una mención a la capacidad creciente de los poderes públicos para acceder en diferentes esferas de la vida privada de los ciudadanos. Sin duda, la controversia y cantidad de comentarios demostró el interés que este asunto despierta entre la comunidad de internautas, en particular.

A propósito de ese post, acaba de publicarse la memoria anual de la Agencia Española de Protección de Datos, donde nos encontramos con diferentes secciones de interés. En concreto, me llamaron la atención algunas conclusiones derivadas del barómetro 2811 del Centro de Investigaciones Sociológicas, en torno a la videovigilancia. Algunas de ellas son las siguientes:

La mayoría de los encuestados se sitúan en una posición intermedia si tienen que elegir entre libertad y seguridad.

En cuanto a las cámaras de videovigilancia, el 68,7% se muestra a favor de su colocación. De ellos, el 66,4% lo apoyan porque proporciona más seguridad, el 18,0% porque permite la identificación de los delincuentes y el 15,2% porque evita delitos.

En contra de la instalación de cámaras se posiciona el 10%. El motivo fundamental para posicionarse en contra es la pérdida de intimidad con un 79,4%. El 43,8 % ve muy bien y el 51,7% ve bien la instalación de cámaras en bancos. En comercios le parece muy bien al 34% y muy bien al 54.3%. En guarderías y colegios le parece bien al 50,6 % y muy bien al 26,6%.

Los lugares donde son menos partidarios los ciudadanos a la instalación de cámaras son los locales de trabajo, en los que le parece mal o muy mal al 36,7 %, y bares y restaurantes, donde le parece mal o muy mal al 36%.

Respecto a la señalización de las cámaras el 62,2 % sabe que debe señalarse su instalación y el 7% cree que no deben señalarse.

El 72,8% se muestra a favor de que se controle la difusión de imágenes grabadas por cámaras de videovigilancia que se emiten por televisión o Internet. El 15% se muestra en contra.

Los casos de difusión de imágenes por Internet o televisión en los que se ha vulnerado el derecho a la intimidad le parece bastante preocupante al 46,0% y le preocupa mucho al 26,9%.

Son datos para la reflexión. En general, nos muestran una sociedad que valora los aspectos positivos que pueda tener la instalación de tecnologías que facilitan la videovigilancia. No obstante, la pérdida de intimidad también se observa como algo importante. Resulta curioso que uno de los ámbitos donde se justifica más su uso sean los colegios y guarderías, ¿quizá no nos gusta que nos vigilen pero que sí tenemos que hacerlo con nuestros hijos? Todo un campo abierto de interés para los investigadores sobre el fenómeno de la privacidad en la Sociedad de la Información. También en las administraciones públicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s