Entre sueños utópicos y visiones pesimistas

Una contribución (más) sobre la Disposición Sinde

Posted in Democracia, Personal, Propiedad intelectual, Sociedad de la información by jicriado on 22 diciembre 2010

En esta entrada no aspiro a realizar una contribución de calado sobre el tema de la propiedad intelectual o el futuro de Internet. Eso ya lo han hecho otros desde diferentes enfoques, aquí (contra Sinde), aquí (pro y contra) o aquí (pro Sinde). Lo que pretendo es abundar un poco en algunas de las ideas realizadas por Enrique Dans, sin entrar aquí en su visión sobre la Disposición Sinde. En concreto, me interesa plantear el potencial deliberativo que se ha puesto de manifiesto en este caso y la extensión del espacio público que se ha desencadenado durante estos últimos días.

De entrada, con independencia de las características institucionales de nuestras democracias, hay un elemento que forma parte del núcleo de nuestros Estados: la opinión pública. Autores como Habermas han dotado a la opinión pública de un valor normativo: el poder en las democracias sólo puede legitimarse y racionalizarse mediante discusiones públicas en el marco de prácticas discursivas libres. Sin embargo, la opinión pública se ha encontrado dominada por los medios de comunicación de masas tradicionales, tales como la radio, la televisión o la prensa escrita. Lo interesante es que las reglas del juego están cambiando.

La irrupción de Internet y de las redes sociales puede alterar, si no lo ha hecho ya, el tablero en el que opera la democracia. Pero, ¿qué tipo de democracia? Algunos plantean que todo esto va a desencadenar una inevitable transformación de la política, con ciudadanos que deberán ser tenidos en cuenta por los responsables políticos a la hora de tomar decisiones (como la normativa sobre las descargas y la propiedad intelectual), so pena de protestas en las redes sociales y un desgaste electoral importante. Otros sostienen que entramos en el reino de la demagogia, en el que unas elites digitalmente ilustradas disponen de los instrumentos para poner en jaque a legítimos gobiernos representativos y democráticamente elegidos, en la medida que son capaces de capitalizar un descontento difuso de unos miles (o cientos de miles) de seguidores.

El título de este blog (entre sueños utópicos y visiones pesimistas) pone a las claras el alcance de mis conclusiones. Desde mi punto de vista, sí estamos entrando en una nueva fase de nuestras democracias representativas como consecuencia de las interacciones entre Política y TIC, de la misma manera que la industria cultural tendrá que transformarse para explorar otros modelos de negocio. Lo que no tengo tan claro es el rumbo que van a seguir nuestras democracias en el futuro más próximo, precisamente, porque aquí no hablamos de modelos de negocio, sino de Poder. Y el poder político con mayúsculas se refiere al gobierno de las sociedades, a confrontar ideas, a poner en tela de juicio diferentes visiones del mundo. Por ello, en la medida en que las TIC y las redes sociales faciliten la confrontación de ideas y proyectos de sociedad alternativos, quizá se pueda hablar de un potencial disruptivo. Claro, para ello se requiere la existencia de modelos de sociedad y visiones del mundo alternativos que discutir. Y, precisamente, no es ahora el momento para dar por sentada esta premisa fundamental.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: