Gobernando con las redes sociales digitales en Iberoamérica

(Publicado en Ciudadanía 2.0. Transformando Iberoamérica)

La adopción de las redes sociales digitales en los gobiernos y administraciones públicas se asocia a la utilización en aumento de una serie de instrumentos de la llamada Web 2.0. Las principales herramientas de la Web 2.0 (Facebook, Twitter, YouTube, blogs, Tuenti, Flickr, etc.), se están incorporando por los gobiernos y administraciones públicas de una manera creciente y ya con una cierta trayectoria. Lo anterior supondría la posibilidad de generar innovaciones en su actividad, siempre que se desarrollen estrategias y modelos con los que aplicar estas redes sociales digitales, sobre todo, en tres ámbitos: la provisión de servicios públicos, los procesos de gobernanza de las políticas públicas, así como las dinámicas y procesos democráticos. Esas transformaciones en la manera de gobernar y gestionar lo público podrían afectar tanto al funcionamiento de los gobiernos/administraciones, como a la posición de la ciudadanía.

Ese potencial de las redes sociales digitales en el sector público se vincula a algunas de sus principales propiedades para mejorar su conexión con el exterior. En particular, habría que destacar los siguientes aspectos: las nuevas capacidades disponibles de búsqueda de recursos de información y conocimiento; las oportunidades para enlazar que permiten desarrollar redes sociales complejas y valiosas; las posibilidades para publicar que facilitan intercambiar opiniones, experiencias y conocimientos; el desarrollo del marcado de información que ayuda a las personas a organizar y conectar la información para su efectiva compartición, haciendo que se extienda el conocimiento de una manera más efectiva dentro de una arena de política concreta. Todo ello se sintetiza en las oportunidades de diseminación del conocimiento, que se multiplican con las redes sociales digitales mediante las funciones de señalización y filtrado colaborativo que llevan a cabo los propios usuarios.

Ya existen variados ejemplos que demuestran algunas de las posibilidades de esta nueva vertiente de las administraciones públicas. En el ámbito latinoamericano, la mayoría de las instituciones presidenciales cuenta con presencia en Twitter y, quizá en menor medida, en Facebook, entre otras redes sociales. A modo de ejemplo, entre los que más seguidores tienen en Twitter dentro del entorno Iberoamericano se encuentran Hugo Chávez Frías (@chavezcandanga, casi 1.900.000 seguidores), Felipe Calderón (@FelipeCalderon, casi 850.000 seguidores), Dilma Roussef (@dilmabr, casi 740.000) o Cristina Fernández de Kirchner (@CFKArgentina, casi 540.000). Evidentemente, este fenómeno se extiende al entorno administrativo, donde cada vez más ministerios disponen de presencia en las redes sociales digitales para interactuar con la ciudadanía, tal y como sucede en el caso español. También en el caso español, la Policía Nacional en Twitter (@policia) mantiene un nutrido grupo de seguidores (más de 25.000), lo que supone un modelo con un nivel de seguimiento elevado y una masa crítica emergente.

Lo anterior ofrece la oportunidad de plantear algunas ideas sobre el significado que las redes sociales digitales pueden tener, y de hecho ya están teniendo en cierta forma, dentro del sector público. De entrada, este fenómeno no es algo pasajero, sino que ha venido para quedarse, lo que implica la necesidad de atenderlo adecuadamente en términos estratégicos. Sin embargo, las potenciales transformaciones, precisamente, derivarán del entorno y de cómo sean capaces de integrar los insumos externos en el núcleo de sus actividades. A su vez, las redes sociales digitales están generando una nueva manera de interacción entre la ciudadanía y las administraciones públicas. Las entidades de gobierno se deben acostumbrar a un entorno en que la información y el conocimiento son también creados por las personas fuera de las fronteras de la organización, a través de medios colaborativos.

En suma, las redes sociales digitales no son meros medios de comunicación, sino que se convierten en mecanismos orientados a la integración de los ciudadanos en las actividades de las instancias públicas, por ejemplo, mediante la co-producción de servicios públicos o la co-participación en el diseño de las políticas públicas. Todo ello nos adentra en una nueva manera de entender lo público, con una ciudadanía con mayores recursos para dinamizar propuestas e intercambiar con las administraciones públicas, así como sus directivos y personal.

(Imagen de some_communication: http://www.flickr.com/photos/some_communication/)

Anuncios

1 comentario en “Gobernando con las redes sociales digitales en Iberoamérica”

  1. Definitivamente el campo de las redes sociales es algo que esta logrando abarcar todo tipo de sectores desde los laborales hasta los más personales, convirtiéndose en una excelente herramienta empresarial, todo depende de como se manejen, del tipo de publicidad implantado y de que no se nos convierta en la única herramienta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s