New Book and Chapter: Web 2.0 Technologies and Democratic Governance

Web 2.0 has become the buzz word for describing social media available on the Internet, such as blogs, photo and file sharing systems and social networking sites. These Web 2.0 applications are rapidly transforming citizen-citizen and citizen-government interactions in a manner not seen before. In recognition of these trends, governments are already taking a very close look at Web 2.0 and online communities in order to leverage them for designing products and services and for providing citizen services.

This book brings together international scholars to provide the theoretical and practical contexts for understanding the nature of Web 2.0 technologies and their impact on political, public policy and management processes, and to explore how best Web 2.0 applications can be leveraged and aligned with the strategic goals of government organizations to add value and ensure effective governance. Drawing from experiences from countries around the globe, the book provides the theoretical context of the potential for Web 2.0 applications to transform government services, as well as practical examples of leading public sector institutions that have attempted to use Web 2.0 applications to enhance government operations, policy making and administration.

There are three parts to the book, namely 1) Perspectives on Web 2.0 and Democratic Governance, 2) The Political, Policy and Management Impacts of Web 2.0 in Government, and 3) Leveraging Web 2.0 Applications for Effective Governance. This book differs from existing edited books on Web 2.0 technologies that focus primarily on politics and e-democracy because it examines the impact of the applications on politics, policy and public management. The book contributes toward the literature by filling the existing void and expanding knowledge in the field of public administration and policy, making it of interest to both academics and policy-makers.

More information: http://www.springer.com/social+sciences/political+science/book/978-1-4614-1447-6

My contribution to this book: Social media for political campaigning. The Use of Twitter by Spanish mayors in 2011 local elections.

Available here.

Anuncios

Rubalcaba es de Twitter. Rajoy es de Facebook

Visto lo visto en lo que llevamos de pre-campaña en las redes sociales, la conclusión parece ser que mientras Rubalcaba es de Twitter, Rajoy es de Facebook. Los datos así lo indican, mientras el candidato Rubalcaba cuenta con 22.000 seguidores en Twitter y casi 8.000 amigos en Facebook, el candidato Rajoy tiene más de 51.000 amigos en Facebook, mientras se espera con impaciencia su perfil en Twitter. Lo anterior no es algo menor.

El uso de las redes sociales, al menos en la esfera de la política y el gobierno, parece que está evolucionando de una manera diferenciada. Twitter parece ser utilizada de una forma más dinámica, conversacional y con mensajes muy directos, mientras Facebook se usa de una manera más estática, unidireccional y con diversidad de mensajes. Por consiguiente, extraigan ustedes las conclusiones sobre los tipos de pre-campaña en las redes sociales de los dos candidatos presidenciables. No nos cabe duda de que los datos son provisionales, pero las tendencias son evidentes, así como el encaje en las respectivas estrategias de campaña. ¿Qué les parece a ustedes?

#15M, 22-M y más allá

Confieso que he votado. El domingo 22 de mayo estaré a miles de kilómetros de España. Pero ese no es el objetivo de esta entrada. Ya han pasado varios días desde el inicio de la movilización en torno al #15M. Ya se ha cerrado la campaña electoral para las autonómicas y locales del 22-M. Toca reflexión. A mi juicio, lo verdaderamente importante es lo que pasará después, todo ese espacio que se abre a partir del 23-M. Quizá, del diagnóstico de los principales partidos políticos pueda depender buena parte de cómo se haga política en nuestro país en los próximos años. O quizá los acontecimientos les superen. Todavía está por ver.

Lo han planteado muy bien César Calderón y Antoni Gutiérrez. Esta movilización ha demostrado la capacidad de las redes sociales para aglutinar y canalizar un descontento latente en una parte importante de la sociedad. Descontento tanto con los partidos, con la situación económica, como con el funcionamiento de algunas instituciones (bancos centrales, altos tribunales, organismos internacionales, etc.), que parecen escabullirse fuera del control democrático de la ciudadanía. Dicho de otra manera, la gente común percibe que muchas de las decisiones que se están adoptando para superar esta crisis, y que afectan a su vida de una manera muy directa, se deciden fuera de su control por instancias que parecen cada vez más alejadas, cuando no insensibles, a su situación personal. Pero ya no estamos en el siglo XX.

También hemos de afrontar ya que la Generación Y está pidiendo paso, si bien se encuentra con unas dificultades desconocidas para sus hermanos mayores (Generación X). Estos “nuevos” ciudadanos (ya mayores de edad, y más) tienen unas perspectivas vitales y demandas que, sin duda, derivan de su origen como los primeros nativos digitales, convirtiéndose en un auténtico reto para los sistemas democráticos. Por supuesto, las redes sociales canalizan su socialización, su participación y su interacción con otros, de una manera diferente ya. Si los partidos políticos y las demás instituciones no se percatan de esto van a tener serias dificultades para conectarse con ellos. Y a la larga, la brecha generacional se va a hacer todavía más profunda de lo que percibo que ya es hoy.

Independientemente de lo que suceda el 22-M, a partir del día siguiente queda mucha tarea por hacer. Los dos grandes partidos políticos de este país disponen de una oportunidad (¿quizá la última?) para renovarse de una forma profunda. Muchas de las propuestas concitadas en torno al espíritu del #15M no van a decaer aunque se abandone físicamente la Puerta del Sol, precisamente, porque manifiestan nuevas demandas y, en particular, la idea de que los intermediarios del poder político, como sucede en otros ámbitos, van a tener que demostrar muy bien su utilidad para sobrevivir dentro de esta nueva sociedad red, en la que se atisban nuevas formas de participación más fluidas, horizontales y virales. Y eso se traduce en que los partidos políticos, los gobiernos y las administraciones públicas, han de operar con más transparencia y mayores niveles de rendición de cuentas, propiciando nuevos cauces de participación y escucha activa ante la ciudadanía.

No cabe duda de que tenemos otros serios problemas que resolver en este país, pero el momento puede que sea óptimo de cara a dar un paso, aunque parezca pequeño para algunos, hacia el perfeccionamiento de nuestro sistema de gobierno. O, al menos, para que la gente se sienta más genuinamente escuchada y representada por sus gobernantes. En eso creo que todos podemos estar de acuerdo.

Elecciones locales y redes sociales

Quedan menos de cien días para las elecciones autonómicas y locales y los candidatos toman posiciones en las redes sociales. Por primera vez, una parte del resultado de las elecciones se va a pelear en este nuevo ámbito: Twitter, Facebook, YouTube, etc., entran en campaña. Y lo hacen para quedarse. A modo de ejemplo, los alcaldes (y candidatos) de las dos principales ciudades del país cuentan con su espacio en Facebook: Alberto Ruiz-Gallardón y Jordi Hereu. Tampoco podemos olvidar que el potencial efecto de Internet y las redes sociales en los resultados de las elecciones españolas ha sido y, presumiblemente, será limitado en los próximos comicios, tal y como se sostiene en este estudio.

De hecho, las elecciones de 2007 estrenaron los blogs políticos de los candidatos, un tema que presentamos aquí y aquí. Los blogs inauguraron la vertiente 2.0 de la dimensión comunicativa de muchos alcaldes y candidatos en el mundo local. Sin embargo, casi no existen estudios académicos que hayan analizado este fenómeno en el caso español. Eso es algo que tratamos de superar en este trabajo en co-autoría con Guadalupe Martínez Fuentes. Utilizando datos sobre la primera campaña electoral en la que aparecieron los blogs como herramienta comunicativa, tratamos de responder a las siguientes cuestiones: quiénes desarrollaron este tipo de actividad, en qué medida lo hicieron y, sobre todo, con qué fines. Merece la pena continuar en esa línea, aunque no de la misma forma.

Los comicios electorales de 2011 ya no pivotarán en torno a los blogs, sino alrededor de un espacio social más complejo, sobre todo, ligado a Facebook y Twitter, pero no exclusivamente. De entrada, muchos más alcaldes y candidatos están presentes en las redes sociales, en cualquiera de sus dimensiones. Además, aquéllos que están son mucho más activos y, en algunos casos, cuentan con la experiencia de años de interacción con los ciudadanos. Entre otros casos de interés, los más de 5.500 tuits y 2.880 seguidores en Twitter del alcalde Pedro Castro así lo corroboran. Seguro que durante las próximas semanas nos encontramos con algunas sorpresas. Lo seguiremos con interés en este blog y agradecemos desde ya que nos comuniquen cualquier caso que deseen dar a conocer.

Twitter politics

Recientemente se han celebrado elecciones generales en el Reino Unido. Todos conocemos los resultados. Lo interesante es que durante las últimas semanas han aparecido diferentes estudios sobre la campaña en Internet. En particular, me interesa difundir un incipiente estudio que se ha realizado sobre el uso de Twitter en el mencionado proceso electoral

Los colegas de la New Political Communication Unit nos muestran el análisis realizado sobre varios aspectos durante la campaña en el siguiente blog. Dentro del mismo, destacaría uno de los estudios que se centró en las reacciones de los televidentes en Twitter durante el último debate electoral entre los tres principales candidatos (Brown, Cameron y Clegg), celebrado el 29 de abril. Se observa que los temas estrella para los twitteters en este debate fueron la inmigración, banca, economía e impuestos. El análisis se fundamentó en el estudio en profundidad de 187,000 tweets enviados por 43,656 twitterers.

Sin duda, no todos los electores usan Twitter. Ni siquiera todos los internautas lo hacen. Dicho esto, resulta esperanzador el campo de análisis predictivo que se abre para los estudios políticos gracias al estudio del uso de Twitter, ofreciendo nuevas vías para comprender cómo asimilan los electores determinados anuncios electorales o reaccionan ante las iniciativas y propuestas que se hacen en un debate electoral. Plantear que se podrán predecir los ganadores de unas elecciones según los apoyos o twitts positivos/negativos recibidos por los diferentes candidatos a lo largo del período pre-electoral nos parece algo ridículo hoy. Mañana no se lo garantizo.

PD. Abajo unos gráficos sobre el número de tweets mostrando sentimientos positivos hacia cada candidato en cada uno de los debates.