Pero, ¿quién teme al software libre?

Varios artículos de prensa se han hecho eco de la opinión de la International Intelectual Property Alliance. Al margen de titulares más o menos grandilocuentes como El ‘eje del mal’ del software libre o When using open source makes you and enemy of the state, lo que queda claro es que hay determinados agentes internacionales que tienen algo contra el software de fuentes abiertas y, lo que es más importante aquí, no están dispuestos a que los gobiernos lo utilicen dentro de las administraciones públicas.

Una lectura del últmo informe de la organización mencionada pone de relieve ésta y otras conclusiones. No es éste el espacio para entrar a debatir en profundidad sobre el software libre, pero sí para plantear dos de las ideas que aparecen en el mencionado informe y sobre las que conviene dar una visión opuesta: (a) ni los que usan el software libre son piratas contrarios a la propiedad intelectual, (b) ni el software libre está en contra de una industria que, como otras en la Sociedad de la Información, debería repensar cuál es su modelo de negocio.

Y claro, lo anterior se puede trasladar a las administraciones públicas. ¿Qué razones impiden aprovechar las ventajas de las fuentes abiertas allí donde aportan valor y facilitan la prestación de un mejor servicio a la ciudadanía? Desde luego, no es el camino la atención a la creación listas negras o ejes del mal, sino identificar las oportunidades de unas herramientas que, en muchos casos, pueden aliviar las inversiones a realizar en materia de eAdministración, especialmente en el ámbito local, para centrarse en lo que de verdad importa a la ciudadanía. Pero, ¿quién teme al software libre?

Anuncios

Ponencia en el VIII Congreso Vasco de Sociología

La Asociación Vasca de Sociología y Ciencia Política celebra su VIII congreso en Bilbao, desde el 10 al 12 de febrero. Si bien no existe ningún panel específico sobre eGobierno/eAdministración presento, junto a Ana Corojan, una ponencia en el Grupo de Administración y Políticas Públicas: Gobierno electrónico en Centroamérica. Balance, retos y oportunidades en el fomento transparencia, eficiencia administrativa y participación ciudadana. Se trata de un trabajo en progreso enmarcado en un proyecto más general sobre eGobierno local en Centroamérica, que lidero junto con investigadores de varias universidades españolas y de la Región. Esperamos publicar resultados algo más avanzados en breve, en la web del proyecto.

Capítulo en Systems Thinking and E-Participation

Aunque desde hace semanas se puede comprar en las librerías, sólo ahora presento este completo libro colectivo en el que he participado. La razón de ello es que no disponía de un ejemplar, si bien toda la información acerca del mismo aparece en el sitio web de la editorial, incluyendo el índice y un prefacio.

Personalmente, mi contribución se centra en el desarrollo del nivel regional de la eAdministración en España. En concreto, se aborda un estudio de caso y con ello se pretende ilustrar, quizá de una manera tentativa, cuáles son los factores institucionales que explican el alcance de las estrategias y políticas orientadas a la innovación administrativa vía TIC e Internet.

Mis felicitaciones para los editores del libro: José Rodrigo Córdoba y Alejandro Elías Ochoa-Arias. En particular, destaco la labor de José Rodrigo, quien fue evaluador internacional de mi Tesis doctoral, por su excelente trabajo en el campo de los sistemas de información y el sector público, ahora desde la School of Management, Royal Holloway University of London. Además, en este libro se incorporan experiencias de análisis y estudio de la eAdministración a nivel internacional, con un alto valor añadido para quienes se interesen por este tema. Imprescindible.

¿Internet también crea marginados?

Otro titular no demasiado afortunado sobre Internet. Internet también crea marginados vuelve sobre la misma idea determinista en torno a las TIC y sus, al parecer, capacidades especiales. Del titular parece desprenderse que Internet, a la manera de un ser maligno, va dejando en la cuneta o cerrando puertas a las personas, es decir, nada menos que una fábrica de excluidos.

La percepción que sobre Internet nos deja el contenido del artículo, sin duda, es algo más amable. De hecho, se aborda un tema, el de la exclusión, división o brecha digital que resulta de un creciente interés, en la medida que muchas personas se están quedando al margen de las oportunidades que ofrece la Red. Sin ir más lejos, en nuestro país, las encuestas nos recuerdan que, más de la mitad de los ciudadanos no tienen intención de usar servicios públicos electrónicos (CIS, Barómetro 2794). Ni ahora, ni en el futuro.

Volviendo al artículo, el autor habla del ‘sueño’ de un mundo conectado. Entre ese sueño utópico y la pesadilla pesimista que supone para los operadores de telecomunicaciones, quizá existiría una vía intermedia que, de entrada, nos debería facilitar el acceso a Internet vía wi-fi en cualquier lugar de nuestras ciudades. Pero claro, eso daría para otro reportaje completo.

España en el Top 10 de la eAdministración

Sí, así lo indica el informe anual de Naciones Unidas Global eGovernment Survey 2010.

Todavía no se ha publicado el informe definitivo, pero el índice sí ha trascendido, y parece muy favorable al sector público español. Lo curioso es que, a pesar de ello, la ciudadanía siga teniendo la sensación de que tenemos ‘una Administración’ que mantiene inercias de un pasado mejorable. Algo no encaja aquí.

Cuando aparezca el informe completo seguiremos reflexionando sobre ello. Quedémonos con lo positivo del dato. Sólo estarían por encima de nosotros en eAdministración: Corea del Sur, Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Países Bajos, Noruega, Dinamarca y Australia. Vaya, todo un éxito para nuestro país, y más en un momento de extremo pesimismo generalizado.