A review of Artificial Intelligence in Government and its Potential from a Public Policy Perspective

Last week, I was attending the 20th Annual Conference of the Digital Government Society (dg.o 2019) in Dubai, hosted by the Mohammed Bin Rashid School of Government. This year the conference theme was “Governance in the Age of Artificial Intelligence“. As the organization of this society highlights, “the dg.o conferences are an established forum for presentation, discussion, and demonstration of interdisciplinary research on digital government, political participation, civic engagement, technology innovation, applications, and practice. Each year the conference brings together scholars recognized for the interdisciplinary and innovative nature of their work, their contributions to theory (rigor) and practice (relevance), their focus on important and timely topics and the quality of their writing.”

Captura de pantalla 2019-09-03 a las 8.59.03

This year, I was honoured to be part of the programme committee and present different papers and posters. In particular, we have been working on a paper about the implications of artificial intelligence (AI) regarding the policy cycle process with David Valle-Cruz, Edgar A. Ruvalcaba-Gomez y Rodrigo Sandoval-Almazán: “A review of Artificial Intelligence in Government and Its Potential from a Public Policy Perspective“. Here, we discuss the potential benefits of AI in different public policy areas, including public health, climate change, public management reform, disaster prevention and response, etc., but also, in different functions of government, (i.e. decision-making, government-citizen interaction, personalization of services, interoperability, data analysis, pattern recogniztion) and discovering new solutions through dynamic models and simulation in real time.

Digital government will be based on algortihmic governance and artificial intelligence in the future. We will move forward to learn about the implications of this new wave of technological innovation in governments and public administrations around the world. Obviously, this will imply working between hyper-positivists and pessimistics, looking for the real impacts, using social sciences theorical and analytical frameworks and with the responsability of raising concerns about data privacy, ethics, and equity in the goverance of our societies and public sector organizations. We will come to this space with our future advancements in this promising, and intriguing, area of research. All your comments will be very welcome.

Anuncios

Conference on Big Data, Public Management and Governance Call for Papers

I have the great honor to collaborate with the committee of the Conference on Big Data, Public Management, and Governance. The conference will take place in the China Institute for Urban Governance and the School of International and Public Affairs of Shanghai Jiao Tong University (in collaboration with Bocconi University, and Queensland University of Technology), on June 1st-2nd, 2019.

captura de pantalla 2019-01-25 a las 4.57.01

The aim of this conference is to discuss leading research on how public management and governance are being transformed and will be impacted by developments in big data and artificial (machine) intelligence systems. We are specifically interested in papers that advance our knowledge about how big data technologies are being designed, deployed, implemented, and evaluated to transform urban planning, public policy processes, organizational and program management, citizen engagement, governance mechanisms, and public institutions in cities.

I am glad to collaborate with Professors Jiannan Wu, Shanghai Jiao Tong University, Greta Nasi, Bocconi University, Alfred Ho, University of Kansas, and Kevin Desouza, Queensland University of Technology. We hope to have great proposals and papers.

 

Evaluacion del I Plan de Acción de Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid (2ª parte)

Acaba de completarse el ciclo del I Plan de Acción de Gobierno Abierto del Ayuntamiento de Madrid de la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP por sus siglas en inglés) con el cierre de su evaluación (se puede encontrar aquí).[1] La ciudad de Madrid fue seleccionada como parte del proyecto piloto para gobiernos locales de la AGA en 2016. Finalizada la evaluación de todo el proceso, podemos afirmar que Madrid se encuentra entre las entidades que registran un mayor avance en la apertura de las prácticas gubernamentales, comparándola con las otras 14 de carácter sub-nacional que participan en la AGA, si bien se recomienda una mayor colaboración con actores de la sociedad civil en la elaboración e implementación de los compromisos. A continuación, destaco algunos de los resultados más sobresalientes de la evaluación, las oportunidades de mejora, así como impresiones personales sobre el futuro del Gobierno Abierto en Madrid.

Captura de pantalla 2018-10-23 a las 6.13.05

De entrada, hay que plantear algunas ideas sobre el proceso de evaluación en sí mismo, dado que es un marco con algunas rigideces formales. La evaluación cubre el proceso de formulación del plan (últimos meses de 2016), así como el proceso de implementación desde el 1 enero al 31 diciembre 2017. El documento elaborado refleja una evaluación que sigue los parámetros del MRI-AGA, teniendo en cuenta de manera concreta los cinco compromisos establecidos por el Ayuntamiento de Madrid en su primer plan de acción: (1) creación de un registro de lobbies obligatorio; (2) creación de un nuevo portal de transparencia del Ayuntamiento de Madrid; (3) desarrollo de los presupuestos participativos; (4) extensión de la política de participación ciudadana; y (5) desarrollo de mecanismos eficaces de normativa colaborativa. Como se deduce de su redacción, los objetivos seleccionados inicialmente por el Ayuntamiento de Madrid son muy abiertos y ambiciosos y, como se indicó en el informe inicial de evaluación, no fácilmente mensurables para un evaluador externo.

Respecto de cada uno de los compromisos se ha evaluado su nivel de especificidad, relevancia a los valores de la AGA, impacto potencial, nivel de cumplimiento, así como si se avanzó en la apertura del gobierno (ver Tabla 4. Resumen de la evaluación del progreso por compromiso’ del Informe de evaluación del IRM). A partir del contenido del documento de evaluación, se puede destacar que “todos los compromisos representan una apertura en las prácticas gubernamentales, así como una manera diferente de entender la participación ciudadana, otorgando mayor énfasis a su dimensión directa, individual y por medios telemáticos, lo que se ha denominado democracia directa por parte de los responsables del Ayuntamiento de Madrid”. Así, los cinco compromisos se centraron en el Área de Participación Ciudadana y Transparencia (y Gobierno Abierto) del Ayuntamiento, que ha liderado todo el proceso. Sus principales implicaciones se desarrollan a continuación.

Entre todos los compromisos, dos tienen que ver con la transparencia y otros tres con la dimensión de la participación ciudadana. En el primer caso, la existencia de un registro de lobbies tiene incidencia en los procesos de adopción de decisiones públicas. No sólo se abre la puerta a mejorar la trazabilidad del proceso de toma de decisiones, sino que también, en este caso, se ha definido un sistema de promoción (vía telemática) que puede superar algunas de las limitaciones que estos registros tienen en otros contextos. Junto a ello, la ambición del portal de datos abiertos del Ayuntamiento de Madrid no sólo ha permitido el cumplimiento normativo de su Ordenanza de Transparencia (ya de una ambición importante), sino que también, la apertura de más de 300 conjuntos de datos debería ser el primer paso para que la ciudadanía, así como otros actores de la ciudad (incluyendo empresas, organizaciones de la sociedad civil, periodistas, académicos, etc.) puedan conocer mejor todo lo que acontece en su ciudad, así como involucrarse en las decisiones públicas con una información de mayor calidad.

Los otros compromisos han estado relacionados con la innovación en la participación ciudadana. Sobresale la utilización de la plataforma web DecideMadrid, convertida en referente internacional, y por la que el Ayuntamiento de Madrid ha recibido un premio de Naciones Unidas.[2] A través de ella se han fortalecido los presupuestos participativos, que han experimentado un aumento de la cantidad directamente decidida a través de la votación directa de la ciudadanía (100 millones de euros en 2017), además de lograr el establecimiento de un sistema de seguimiento de los proyectos hasta su ejecución, tal y como se ha evidenciado en distintos casos concretos. Adicionalmente, en materia de participación ciudadana también cabe destacar la mejora del sistema de normativa colaborativa, es decir, la participación de la ciudadanía, a través de la web DecideMadrid, en el proceso de elaboración de la normativa que posteriormente debe aprobar el Ayuntamiento, abriendo estas dinámicas participativas a más sectores de población.

Por otro lado, el informe contiene un apartado con recomendaciones para mejorar el futuro plan de acción del Ayuntamiento de Madrid. Esas cinco recomendaciones se refieren tanto a algunas cuestiones ligadas con el proceso de creación del plan de acción, los actores involucrados en el proceso de creación y su implementación, así como la naturaleza misma de los compromisos a adquirir. Cada una de ella se considera como una oportunidad de mejora de cara a un nuevo plan de acción. Las cinco recomendaciones son las siguientes:

  • 1. Ampliar y potenciar el alcance de la participación de la ciudadanía en todo el proceso de definición, diseño, implementación y evaluación del plan de acción.
  • 2. Dotar de mayor presencia a diferentes áreas del gobierno municipal a través de espacios/foros multi-área o inter-administrativos.
  • 3. Profundizar en los mecanismos de evaluación dinámica de los compromisos y asociarlos a la rendición de cuentas.
  • 4. Incrementar la diversidad temática de los compromisos, poniendo el acento en los que afectan directamente la calidad de vida de las personas que residen en la ciudad, alineando el Gobierno Abierto con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).
  • 5. Institucionalizar el gobierno abierto como política pública municipal, más allá del proceso piloto subnacional de la AGA.

Las cinco recomendaciones se desarrollan en el documento de evaluación con ideas sobre el futuro del Gobierno Abierto en Madrid (algunas de las cuales, se atienden ya en el II Plan de Gobierno Abierto de Madrid 2018-2020). Por ejemplo, se habla de extender la convocatoria ciudadana a una cantidad mayor, y más variada, de colectivos y organizaciones de la sociedad civil. También se plantea la necesidad de crear e institucionalizar un mecanismo de colaboración entre diferentes áreas del Ayuntamiento para compromisos que requieran de cooperación inter-departamental. Asimismo, junto con el establecimiento de compromisos que puedan ser verificados a través de indicadores e hitos mensurables, también se sugiere el establecimiento de un mecanismo de evaluación dinámica a lo largo del proceso de implantación del plan de acción, en línea con una mejor rendición de cuentas. Adicionalmente, se habla de la posibilidad de desarrollar una estrategia nítida orientada a alinearse con los ODS, centrándose en temáticas concretas de calado para la ciudad y, especialmente, cuestiones que se identifican como principales problemas para la ciudadanía, tanto en sugerencias y reclamaciones, como en las encuestas que realiza el propio Ayuntamiento.

A nivel personal, desde la perspectiva de futuro sobre el Gobierno Abierto en Madrid, me gustaría destacar aquí la importancia de su institucionalización como política pública municipal, más allá de los compromisos con la AGA en sus planes de acción. Si identificamos institucionalizar con cambiar los procesos (formales y no formales), rutinas, formas de hacer las cosas, símbolos, etc., lo anterior significa que la consolidación del Gobierno Abierto dentro de la organización de gobierno municipal y la ciudad en su conjunto requiere innovar en procesos y con personas, pero también con nuevos valores y tecnologías más inteligentes, independientemente de personas electas y directivas, así como de los cambios políticos que se puedan producir. En otras palabras, a pesar de que se pueda considerar satisfactorios los avances en materia normativa, tecnológica y procedimental, es fundamental extender el Gobierno Abierto y lograr que la transparencia, rendición de cuentas, participación y colaboración atraviesen el conjunto de las políticas públicas locales, reforzando su irreversibilidad.

Adicionalmente, el futuro del Gobierno Abierto requiere formación y sensibilización, tanto dentro de las administraciones públicas, como entre la ciudadanía. La formación del personal que trabaja dentro de diferentes ámbitos del sector público es fundamental, no sólo para dotar de nuevos conocimientos y habilidades sobre las temáticas de transparencia o participación ciudadana (que preocupan, y a veces, generan inquietud entre el personal público), sino también para aumentar la complicidad con quienes implementan Gobierno Abierto y desean un cambio cultural necesario para llevarlo a cabo, así como promover un mayor sentido de cercanía con la ciudadanía.

Unido a ello, la sensibilización de la ciudadanía en materia de Gobierno Abierto es clave ya que es colaboradora necesaria en la transformación de las ciudades y, sobre todo, la mejora de los procesos de adopción de las decisiones públicas, de cara a resolver los problemas comunes en sociedades cada vez más complejas. Este aspecto, en definitiva, representa el horizonte del Gobierno Abierto, así como la aspiración de cualquier sociedad de contar con un Buen Gobierno y una Gobernanza Inteligente.[3] De ello depende, en no pequeña medida, el futuro de nuestras democracias.

[1] He tenido la oportunidad de desarrollar esta actividad evaluadora durante más de un año de intenso trabajo y la colaboración de todo el equipo del Mecanismo de Revisión Independiente (MRI) de la AGA, al que deseo dar las gracias por todo el apoyo recibido (especialmente a Gustavo Pérez Ara).
[Este post se publicó originalmente en el blog de la Open Government Partnership]

 

Inteligencia Artificial en el sector público. Seminario con Kevin Desouza

Ayer tuve la oportunidad de compartir con el Profesor Kevin Desouza una agradable conversación sobre el futuro de los gobiernos y administraciones públicas, en torno a los sistemas autónomos, la inteligencia artificial o la gobernanza algorítmica (en un seminario dentro de la School of International and Public Affairs, Jiao Tong University, Shanghai). Kevin es una de la autoridades mundiales en el ámbito de la aplicación de la tecnología en el ámbito de las organizaciones, en general, y las administraciones públicas, en particular. Además, es autor de uno de los primeros trabajos sobre el tema que recomiendo leer a quienes se inician en este viaje sin retorno: Delivering Artificial Intelligence in Government: Challenges and Opportunities. Se trata de un trabajo en el además de incorporar algunos buenos casos en marcha, también se plantean oportunidades y retos de la inteligencia artificial en el ámbito público.

JIgnacioCriado_KevinDesouza_BoFan_2018

Según este estudio, los desafíos y oportunidades para el sector público en materia de inteligencia artificial se concentran en tres ámbitos: tecnología y datos, recursos humanos y gestión del trabajo y gestión del riesgo. Algunos de los ejemplos que se aportan proceden de la primera etapa de desarrollo de la inteligencia artificial, especialmente a través de chatbots, así como otras herramientas ligadas al procesamiento masivo de datos, pero todavía sin un impacto notable en el conocimiento, la verdadera piedra de toque en el sector público. En todo caso, el estudio deja también como propuesta un interesante modelo de madurez que culmina con un momento en que las administraciones públicas deben considerar la innovación de una manera disciplinada, es decir, el cambio continuo como parte del ADN público.

En la conversación que mantuvimos también se pusieron de relieve los dilemas éticos y legales que la inteligencia artificial trae consigo, sobre todo, en el ámbito público y en relación a su gobernanza. Diferentes organismos  ya han puesto el acento en esta cuestión, de hecho, la ITU Telecommunication Standardization Sector (ITU-T), XPRIZE
Foundation, en colaboración con United Nations (UN) International Children’s Emergency Fund, Office of the UN High Commissioner for Human Rights, UN Global Pulse, y UN Office on Drugs and Crime, acogieron la primera “Artificial Intelligence for Good Global Summit” en Ginebra (2017), con el objetivo de deliberar sobre lineamientos y recomendaciones para promover innovaciones basadas en inteligencia artificial para contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (de hecho, ya ha tenido una réplica en una segunda edición). Seguiremos trabajando sobre ello, pero en el sector público se nos acaba el tiempo para liderar el proceso y, de verdad, convertir el potencial de la inteligencia artificial en algo que mejore el bien común.

 

Presentando el United Nations e-Government Index 2018

Hace unos días participé en la presentación del informe bienal United Nations e-Government Index, en un evento celebrado en el Digital and Mobile Governance Lab de Fudan University, Shanghai. Se trata de un informe que se ha publicado desde hace más de una década y se ha convertido en el único ranking global que estudia (y mide) el estado de desarrollo de diferentes dimensiones de los gobiernos y administraciones públicas en Internet. Mucho se ha comentado sobre la fiabilidad, calidad y alcance del ranking en diferentes sitios (ver A statistical analysis of the construction of the United Nations E-Government Development Index). Aunque algunas de las críticas se deban tomar en cuenta a la hora de usar estos datos, lo cierto es que se trata de una de las pocas fuentes fiables y longitudinales (si no la única) para conocer de forma comparada el papel de la tecnología en la actividad del sector público (alguno de mis estudiantes lo ha usado en su trabajo de tesis doctoral).

En este evento, tuvimos la oportunidad de compartir con el responsable del informe, Vicenzo Aquaro, Chief of Digital Government and editor in chief of the e-Government Survey, de Naciones Unidas. Después de su intervención explicando las cuestiones centrales del informe, los avances comparados y algunas novedades (como la incorporación de una medición de ciudades, el nuevo capítulo sobre tecnologías emergentes o las auditorías realizadas al ranking), tuvimos una conversación franca sobre los resultados del estudio, pero muy especialmente, acerca de la situación del e-Government a nivel global. Mi intervención estuvo orientada a poner el acento en los nuevos desafíos derivados de la nueva oleada de tecnologías disruptivas que emergen en el horizonte, así como la necesidad de replantearnos algunas ideas asentadas sobre servicios públicos e Internet (por supuesto, la brecha digital siempre está presente en este debate).

FotoIgnacioCriadoVicenzoAquaro.jpg

Aquí extraigo dos ideas del intercambio que tuvimos. Hay quien había dado por muerta la dimensión tecnológica de gobiernos y administraciones públicas, como algo sin interés o puramente instrumental. Nada más lejos de la realidad; más bien estamos entrando en una fase de innovación tecnológica que se adentra en la gobernanza de la inteligencia, tanto de las organizaciones y las sociedades, como desde una perspectiva individual/humana. Nuevas tecnolgías disruptivas, como la inteligencia artificial, Internet de las cosas, el análisis de datos masivos, la cadena de bloques o la realidad aumentada, sugieren un salto adelante desde la tradicional escala datos, información y conocimiento, hacia una nueva dimensión que culmina en la idea de inteligencia.

Por otro lado, los desafíos éticos y los riesgos para la gobernanza de las sociedades y las comunidades políticas siguen más presentes que nunca. Entre las cuestiones a tener en cuenta: la transparencia de los algoritmos usados para prestar nuevos servicios públicos, la eliminación de los sesgos discriminatorios en la inteligencia artificial,  el control sobre quienes ejecutan y controlan los análisis de datos masivos en poder de las plataformas, la responsabilidad sobre las decisiones adoptadas en base a algoritmos, etc. Hoy el e-Government sigue vigente y más vivo que nunca. Aunque su naturaleza esté mutando.

(P.D. Tuvimos varios fotógrafos, incluído un dron sobrevolando la sala).FotoIgnacioCriado_DMG_2018.jpg

Ni hao, Digital and Mobile Governance Lab, Fudan University!

During the next months I will be a visiting professor at Digital and Mobile Governance Lab (DMG), Fudan University, Shanghai, one of the leading higher education institutions in China. My time at DMG will be devoted to research on the new paradigm of Smart Governance, with a special attention to the largest Chinese smart cities. I will benefit from the impressive network of scholars working with the leader of this Lab, Prof. Lei Zheng, who kindly supported hosting my research during this semester. I hope to shed some light on the understanding about the extremely interesting experiences in operation related with the utilization of smart technologies in government, mostly in Shanghai, but also in other Chinese cities. Also, this will comprise the study of the potential of emerging technologies (artificial intelligence, blockchain, data intelligence and analytics, Internet of things, or augmented reality) for the future of government and public sector organizations.

See you in Shanghai!

IgnacioCriado_LeiZheng

 

Educación en Gobierno Abierto #EduGobAbierto

La necesidad de incorporar la noción de Gobierno Abierto en el ámbito educativo se hace cada vez más evidente, al mismo tiempo que se populariza el término en la Gestión Pública. Durante los últimos años, el concepto Gobierno Abierto ha acompañado el debate sobre la mejora y transformación de gobiernos y administraciones públicas de todo el mundo. En concreto, los pilares de la transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana y colaboración, (tal y como se han planteado desde la Alianza para el Gobierno Abierto) se han vuelto a descubrir en un tiempo de digitalización creciente de los servicios públicos, redes sociales en Internet gubernamentales, así como de difusión de valores de la web 2.0 en la sociedad.

EduGobAbierto_Banner_1280x720.png

Durante estos últimos meses he trabajado intensamente junto a Vicente Pastor (dentro del Grupo de Investigación en Innovación, Tecnología y Gestión Pública, IT_GESPUB) en los contenidos del curso MOOC Educación en Gobierno Abierto (#EduGobAbierto), que todavía se encuentra abierto para nuevas inscripciones. Este curso está promovido por la Dirección General de Gobernanza Pública (Ministerio de Hacienda y Función Pública) y forma parte de uno de los compromisos del Gobierno de España en el III Plan de Acción de Gobierno Abierto (2017-2019). En su producción ha contribuido de manera muy generosa el equipo de Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF), que cuenta con una profesionalidad y amabilidad extraordinarias. A ambas instituciones agradezco todo el apoyo y soporte material y de conocimiento brindados.

(Trailer del MOOC: https://www.youtube.com/watch?v=dFBnUNihneI)

 

Junto a ello, me gustaría compartir aquí la presentación de la primera Guía Didáctica en Gobierno Abierto. La guía didáctica Gobierno Abierto tiene como finalidad acercar al alumnado de Educación Secundaria Obligatoria (después de vendrán las de primaria y bachillerato) los valores y principios del Gobierno Abierto haciéndoles partícipes del proceso de cambio que nos permita construir entre todos un Estado más abierto y responsable. Con todo ello se permite desarrollar por primera vez acciones docentes en materia de Gobierno Abierto desde etapas educativas tempranas, así como promover los valores de apertura, colaboración y participación al conjunto de la sociedad.

EduGobAbierto_GuiaDocente