Otra vez el TECNIMAP

Ha llegado la hora del TECNIMAP 2010, que se celebrará en Zaragoza del 6 al 9 de abril. Sí, el TECNIMAP, o Jornadas sobre Tecnologías de la Información en la Modernización de las Administraciones, ha llegado a su undécima edición. Se inició en 1989, y desde entonces se han celebrado diez ediciones en diferentes ciudades españolas. Mi impresión sobre el TECNIMAP es ambivalente. Por un lado, he pasado momentos estupendos juntos a amigos entrañables. Pero, al mismo tiempo, se siente frustración ante la percepción permanente de ocasión perdida.

Comprendo que el TECNIMAP esté orientado a mostrar avances, desarrollo, etc., de las Administraciones públicas españolas en materia TIC. De hecho, la AGE se encarga de su organización, en la que colaboran (des)interesadamente ciertas empresas del sector. Hasta aquí todo me parece razonable. Incluso el hecho de que la autocomplacencia campe a sus anchas durante las presentaciones o los stands de las diferentes organizaciones públicas y privadas que participan. Al fin y al cabo se trata de unas jornadas divulgativas, que los organizadores, si bien con dinero público, pueden orientar según estimen más oportuno.

Pero la sensación de ocasión perdida deriva de varios aspectos. Primero, no se ha aprovechado adecuadamente el TECNIMAP para articular una verdadera red de actores relacionados con la eAdministración. En otras palabras, las jornadas podrían ser un espacio para articular una dinámica sistemática de intercambio de buenas prácticas entre administraciones públicas, que facilitara las relaciones intergubernamentales (interoperabilidad). Segundo, este espacio resultaría ideal para promover una industria nacional basada en la generación de confianza y el desarrollo de proyectos sostenibles y abiertos en materia de eAdministración. Y si de paso son importantes para la ciudadanía, mucho mejor. Tercero, la ausencia de crítica y debate es indescriptible. Los investigadores profesionales y estudiosos del tema están (estamos) practicamente fuera del asunto, por lo que la posibilidad de aportar ideas para mejorar políticas públicas u orientar estrategias de acción es casi nula. No sea que alguno ofrezca alguna buena idea y tengan que ponerla en marcha.

Anuncios

eIniciativa Legislativa Popular

Nuestro maestro, Julián Valero, informa en su blog acerca de esta magnífica noticia: se ha desarrollado una aplicación para facilitar la recogida de apoyos a las iniciativas legislativas populares a través del DNI electrónico que cuenta con el aval de la Junta Electoral Central, según acuerdo adoptado el pasado 28 de enero. La aplicación ha sido desarrollada en la Universidad de Murcia, a través de su Area de Tecnologías de la Información y la Comunicación (ATICA), con la que Julián la colaborado.

Enhorabuena y muchas gracias por este gran avance para la eDemocracia.

Ahora sólo nos queda lograr que los ciudadanos participen.

Premio a tesis doctoral sobre (e)Democracia

Se ha convocado el III Premio Jordi Solé Tura para una tesis doctoral sobre la Democracia, por parte del Centre d’Estudis per la Democràcia.

Quizá, dentro de poco tiempo, la tesis doctoral que obtenga el premio analice algún aspecto alrededor de la eDemocracia. Estoy convencido de que ya falta menos.

Anímense a participar.

Irekia, otra buena idea del Gobierno Vasco

Irekia, Gobierno Abierto, es otra buena idea del Gobierno Vasco. Copio debajo algunos aspectos de la iniciativa que se pueden completar en su espacio web. En especial, me gustan los tres principios básicos en los que se sustenta la iniciativa, así como el apoyo directo del Lehendakari, Patxi López.

El proyecto Irekia está sustentado sobre 3 principios básicos.

1. Transparencia. Desde el Ejecutivo se pondrá a disposición de la ciudadanía informaciones y datos en tiempo real sobre su actividad, planes e intenciones.

2. Participación. Todas las leyes, decretos, medidas o decisiones de otro tipo que tome el Gobierno podrán ser debatidas, valoradas, criticadas y completadas (incluso antes de su elaboración) con las opiniones de los ciudadanos. Estas aportaciones se podrán realizar a las medidas impulsadas por el Gobierno pero también el ciudadano podrá plantear sus propias propuestas que también podrán ser discutidas y analizadas entre todos.

3. Colaboración. El Gobierno Vasco quiere colaborar con los ciudadanos, las empresas, las ONGs y el resto de las administraciones vascas, aportando a todas ellas herramientas innovadoras y nuevos métodos de trabajo colaborativos. Les escucharemos y trabajaremos juntos para construir una sociedad más conectada.

Este es el camino, no cabe duda, del Gobierno del futuro.

Interoperabilidad a la española

Por fin se publicaron los esquemas nacionales de seguridad e interoperabilidad. En ambos casos a través de un Real Decreto, el viernes 29 de enero. No pretendo entrar en consideraciones jurídicas que no me corresponden. Esoty convencido de que algunos de mis colegas, como Julián Valero, Eduardo Gamero o la Red Derecho-TICs de Lorenzo Cotino, ya lo harán con sobrada solvencia. Simplemente, me hago eco de una pregunta que ya otros se habían formulado: ¿era necesario redactar un Real Decreto para esto?

Ninguno de los casos más avanzados del mundo ha necesitado una norma jurídica para dar a conocer su estrategia nacional de interoperabilidad. Precisamente, en nuestro país se olvida que los problemas de esta naturaleza no se resuelven con una apelación a un Real Decreto, sino con políticas intergubernamentales, de gobernanza o consensuadas entre diferentes niveles de gobierno. Y aunque esta norma sea el fruto del diálogo entre diferentes gobiernos, como parece que así ha sido, sigue faltando una visión de colaboración, que no se asiente exclusivamente en el temor al incumplimiento normativo, sino en la creencia compartida sobre cómo hacer las cosas bien.

En este tema hay una clara voluntad de colaboración desde los máximos niveles técnicos, quizá también políticos. En consecuencia, las administraciones públicas que no quieran sumarse al carro de la interoperabilidad, allá ellas con sus retrasos y sus ciudadanos. Me parece mucho más necesario el valor de las ideas y su difusión mediante el ejemplo, el mimetismo de experiencias aceptadas colectivamente y la atracción de las buenas prácticas que la pretendida imposición normativa. Porque además de no ser real, suele retrasar estos procesos de una manera innecesaria. Así lo ha ejemplificado esta normativa, que llega cuando otros países como Brasil (e-Ping) o Reino Unido (e-Gif)  llevan años con iniciativas de mucho calado. Así es la interoperabilidad a la española.

Capítulo en Systems Thinking and E-Participation

Aunque desde hace semanas se puede comprar en las librerías, sólo ahora presento este completo libro colectivo en el que he participado. La razón de ello es que no disponía de un ejemplar, si bien toda la información acerca del mismo aparece en el sitio web de la editorial, incluyendo el índice y un prefacio.

Personalmente, mi contribución se centra en el desarrollo del nivel regional de la eAdministración en España. En concreto, se aborda un estudio de caso y con ello se pretende ilustrar, quizá de una manera tentativa, cuáles son los factores institucionales que explican el alcance de las estrategias y políticas orientadas a la innovación administrativa vía TIC e Internet.

Mis felicitaciones para los editores del libro: José Rodrigo Córdoba y Alejandro Elías Ochoa-Arias. En particular, destaco la labor de José Rodrigo, quien fue evaluador internacional de mi Tesis doctoral, por su excelente trabajo en el campo de los sistemas de información y el sector público, ahora desde la School of Management, Royal Holloway University of London. Además, en este libro se incorporan experiencias de análisis y estudio de la eAdministración a nivel internacional, con un alto valor añadido para quienes se interesen por este tema. Imprescindible.